Ultrasonido profesional para un diagnóstico preciso

 
 
 
Nos permite hacer diagnóstico diferencial en problemas de dolor inguinal de difícil detección clínica como: hernias, problemas del cordón espermático y conducto inguinal (hidrocele, varicocele), testículos (quistes, tumores, etc.).

También ayuda a determinar la naturaleza y composición de masas o tumores en distintas partes del cuerpo, y en la detección de problemas vasculares como insuficiencia arterial, trombosis venosa de miembros pélvicos, etc.

Es también una herramienta imprescindible en la realización de diversos procedimientos como: accesos vasculares (colocación de catéteres), aplicación de medicamentos o substancias diversas en troncos nerviosos o músculos específicos (como la aplicación de toxina botulínica para el manejo de hernias complejas), drenaje de abscesos y colecciones líquidas en diversas partes del cuerpo, etc.

Lo usamos también rutinariamente en el seguimiento postoperatorio de nuestros pacientes, para asegurarnos de que existe una adecuada cicatrización no solo a nivel de la piel y capas superficiales, sino en los planos y capas más profundas, inaccesibles a simple vista.